La conversación en los tiempos de las redes

deredes

#1

Quería rescatar una conversación que se ha iniciado en Twitter a raíz de la decisión de Plataforma Arquitectura de eliminar la función de comentarios de su blog.

@eldelacajita (yo) decía: ¿Por qué eliminar la sección de comentarios de un blog? Una forma de verlo.

@Aitor decía: Sí, está claro que las RRSS (propietarias ellas) son ya las propietarias de nuestras conversaciones

@ccamara decía: Eso me trae loco desde hace tiempo, pero la verdad es que no mola depender de RRSS. Allí se pierde todo.

@skotperez decía: Las RRSS son un entorno más civilizado para la discusión, porque casi todo el mundo piensa parecido.

Quería “rescatar” este hilo porque Twitter se me queda cortísimo para sacarle el jugo a los argumentos, y porque es un tema que nos interesa mucho y conecta directamente con la propia razón de ser de 506.red

Ya en el hilo de Una plataforma que no controlamos hablamos de esta dependencia, pero más desde el punto de vista de cómo construir alternativas independientes, y de 506.red en particular. Me interesaba recuperar el tema desde la perspectiva de cómo entender ¿y asumir? ese fenómeno, de cómo convivir con él desde fuera y dentro a la vez.


¿Renovar 506.red?
#2

Y empiezo haciendo lo que habría querido hacer en Twitter, que es aclarar lo que decía @skotperez.

Las RRSS son un entorno más civilizado para la discusión, porque casi todo el mundo piensa parecido.

¿A qué te refieres? ¿Cómo ves la relación entre lo “civilizado” con “pensar parecido”? Y más aún, ¿crees que su éxito absorbente se debe a que son “más civilizadas”? ¿Qué otros factores intervienen para que los comentarios en los blogs hayan decaído en favor de las RRSS? Me encantaría repasarlos con vosotros.


#3

Sin duda es una pena para aquellos que nos gusta pulir el sentido de las palabras. Comentan en la web que la decisión es porque la “discusión” se da da en las RRSS. Bueno, tal vez se dé el bazar, la sensación de creación de comunidas, o la interpretación de masa como calidad. A estas alturas del partido no es cuestión de hacer juicios de valor, si ellos lo interpretan así, pues nada que hacer por ese lado. Queda todavía seguir potenciando una descentralización de los espacios de discusión y propuestas como este foro o todos nuestroa blogs. Del mismo modo que si queremos ver lo que lo peta en Twitter normalmente es Gran Hermano o alguna noticia sobre fútbol, no le veo camino a sumarse pero tampoco a claudicar por los usos que se creen necesarios.
Hace un tiempo leía un texto de Castells en el que mencionaba que “sólo” el 8% de internautas usaban la red para compartir información política. En ese sentido vale recalcar que no es importante que el % suba, sino que la red siga permitiendo a cada una de esas personas expresarse, porque de otro modo no podrían.


#4

Civilizado en el sentido de que no hay conflicto. Que para mí no es necesariamente positivo.

Las redes sociales favorecen leer opiniones similares a las de uno mismo, opiniones con las que se está de acuerdo, o en el caso más arriesgado opiniones que podemos llegar a comprender. Fundamentalmente porque interactuamos con gente similar (nuestros contactos) y porque nos muestran información con la que estamos de acuerdo.

Esto último lo explica muy bien Martin Hilbert cuando cuenta cómo Obama y Trump después han usado Facebook:

Lo más delicado es que no sólo pueden mandarte el mensaje como más te va a gustar, también pueden mostrarte sólo aquello con lo que vas a estar de acuerdo. Si Obama tiene sesenta compromisos de campaña, puede que 58 te parezcan mal, pero al menos con dos vas estar de acuerdo. Digamos que estás a favor del desarrollo verde y a favor del aborto. Bueno, empezaron a mostrarte en Facebook sólo estos dos mensajes.

Hablar entre gente que utiliza los mismos códigos, que tiene el mismo idioma materno, que tiene las mismas referencias culturales, etc. siempre es más fácil, más agradable, no requiere mucho esfuerzo intelectual ni social. El famoso espacio de confort.

En el post de Plataforma Arquitectura hablaban de debate civilizado en redes sociales. Por supuesto que es más civilizado, porque es menos diverso.

No. Se debe a que te muestran lo que quieres ver. Hossein Derakhshan lo llama el internet televisión.

No estoy muy seguro de esto. Pero de nuevo Hossein Derakhshan tiene una teoría para esto. Justo acabo de escribir un post en mi blog sobre ello.

Hossein lo cuenta así:

Pero los hipervínculos no son sólo el esqueleto de la red: son sus ojos, una ruta a su alma. Y una página web ciega, una sin hipervínculos, no puede mirar o contemplar otra página web — y esto tiene graves consecuencias para la dinámica del poder en la web.

Pero las apps como Instagram son ciegas — o casi ciegas — . Su mirada no va a ninguna parte, excepto hacia dentro, reacia a transferir ninguno de sus vastos poderes a otros, llevándolos a muertes silenciosas. La consecuencia es que las páginas web fuera de los medios sociales están muriendo.


#5

Creo que esa afirmación da para reflexionar mucho. ¿Cómo podemos garantizar que sigan existiendo esos espacios de libre expresión? Podemos, creo:

a) Intentar que los espacios dominantes o generalizados mantengan cierta libertad de expresión, neutralidad, etc.
b) Construir espacios alternativos donde esos valores se garanticen.

El a lo veo realmente complicado. Plataformas como Twitter o Facebook no tienen mecanismos democráticos que permitan tomar decisiones sobre su funcionamiento. Y está visto que su criterio (muy influido por el criterio de accionistas y clientes) impera sobre todos los demás. Podemos quejarnos de que Facebook censure contenidos, pero dudo que deje de hacerlo mientras lo sigamos usando. No hay más voto o forma de presión que el uso, y el uso no nos atrevemos a retirárselo en masa porque… la masa está ahí dentro y quiere permanecer junta.

El escenario b parece más factible a corto plazo, pero a largo plazo tienen un limitador cuantitativo (número de usuarios) que bloquea el desarrollo cualitativo (diseño, funcionalidad, etc.). Las herramientas se construyen por la necesidad de usarlas, y se hacen fuertes y mejores cuando se usan. Pero el efecto de la “trampa de masas” es tan grande en las plataformas dominantes que impide que alternativas que son mejores en los valores que incorporan, prosperen para ser también mejores en diseño, funcionalidad, comodidad, etc. o sencillamente lleguen a tener suficientes usuarios como para que tenga sentido usarlas.

Dicho de otro modo, coincido en que lo fundamental es que la red permita a las minorías expresarse… pero expresarse allí donde hay otras personas para escuchar, no en un nicho libre pero aislado. Y ahí es donde veo que ni a) ni b) parecen vías posibles ahora mismo.

Podemos volvernos a Telegram para organizar una manifestación, a Discourse para hablar libremente de lo que sea sin censuras, o a Wordpress para hacer nuestra web y publicar lo que nos de la real gana, pero lo que es el contacto humano o el intercambio social a través de herramientas digitales ya apenas podemos hacerlo fuera de las herramientas predominantes, porque es allí donde está a gente. El equivalente digital al espacio público denso y vivo, donde está todo el mundo, donde se dan la diversidad y la abundancia… ni es público, ni favorece esa diversidad, ni permite que la abundancia se dirija al bien común.

¿Podremos llegar a convertir las “alternativas” libres/democrácticas en espacios extensos, conectados y habitados, como nuestros espacios públicos físicos? ¿Podremos democratizar y liberar las plataformas dominantes hasta hacerlas “públicas” o “comunes”? Y (volviendo a la frase que citaba al comienzo de esta deriva) ¿podremos hacer cualquiera de esas dos cosas sin que cambien esos porcentajes que indican con quién, cómo y para qué usa la gente esas infraestructuras digitales?


#6

Entendido. Y casi completamente de acuerdo… salvo por que, en un medio como Plataforma Arquitectura que tiene suficiente diversidad de seguidores que confluirán en cada post publicado, Facebook o Twitter no van a aportar mucha más “civilización” que los comentarios de un blog, o eso creo. Basta con ver las ristras de trolls que le aparecen al Ayuntamiento de Madrid en sus posts de Facebook. Los de PA se pueden llevar un chasco si buscaban un entorno educadito, aséptico y “monotonal”. O puede que me esté equivocando yo, claro.

Lo de los links que ponías en tu post es un temazo. El único vínculo claro entre bloggers son los links (y ciertos canales que permiten seguir a otros blogs para volver a ellos una y otra vez, como el RSS), y ante la timeline y las notificaciones autistas de cada red social, ese vínculo se ha terminado de debilitar.


#7

He leído tu comentario varias veces. Es muy bueno, creo que resumen perfectamente muchas de las cosas que están pasando.[quote=“eldelacajita, post:5, topic:130”]
Las herramientas se construyen por la necesidad de usarlas, y se hacen fuertes y mejores cuando se usan.
[/quote]
Esta frase en particular me parece clave. Y es que uno de los problemas más notables es la compleja relación que se toma por aquellas personas y grupos que toman la opción a) pero siempre manteniendo en su discurso que están “hackeando” estas herramientas, haciéndolas pertenecer al común.

Siempre me acuerdo de la analogía política tradicional cuando nos contaban lo mismo de Adolfo Suárez, y cómo la Cultura de la Transición se planteó desde él hackeando a la dictadura.

Los resultados los estamos viviendo hoy, un hackeo brutal :wink:

Pd: te saldría un post brutal sólo con esa reflexión.


Anotando todo el conocimiento
Anotando todo el conocimiento